Cómo escribir ciencia ficción: Las distopías y el steampunk.

En este pequeño artículo vamos a tratar un tema tan curioso como recurrente en la literatura de ciencia ficción: la distopía. ¿Sabemos en qué consiste? La distopía nos va a llevar hacia un subgénero ciertamente relacionado con ello: el steampunk, un movimiento que va más allá de la literatura y que ha conquistado otros ámbitos, como el cine o los videojuegos. ¿Te animas a conocer la distopía y el steampunk con Campus de escritores?

El steampunk: que es la distopía y ejemplos en la narrativa de ciencia ficción.


Las distopías son futuros nada halagüeños recreados en la escritura de ciencia ficción. En estas historias la Humanidad se ve amenazada por algún tipo de peligro del que, a menudo, es responsable el propio ser humano. Un ejemplo clásico de distopía lo tenemos, por ejemplo, en 1984, de Orwell. Cuando este autor escribió su famosa obra en 1948, imaginó un futuro terrible para la Humanidad si esta renunciaba al pensamiento crítico y se dejaba llevar por quienes detentan el poder.

Algo similar ocurre en Farenheit 451, de Ray Bradbury. El título viene inspirado por la temperatura a la que arde el papel en grados Farenheit. Concretamente, se refiere al papel con que se hacen los libros, objeto prohibido en un hipotético futuro, ya que, en esta novela, pensar o estimular la imaginación con la lectura es visto como algo pernicioso para el ser humano.

Uno de los subgéneros que más juega con la distopía como recurso en la ciencia ficción, es el steampunk, aunque no hable de futuros catastróficos propiamente dichos, sino, más bien, de presentes alternativos derivados de  finales del siglo XIX. A estos presentes alternativos se les conoce como ucronías.

El steampunk trata de recrear un progreso hipotético de la Humanidad, sobre todo tecnológico; nada que ver con el que hemos experimentado en los últimos 150 años, pues. Se podría decir que, en una de estas novelas, el siglo XX se desarrolla de una forma distinta a como ha progresado en la realidad, con una estética muy recargada, en general. Por ejemplo, en teoría, cualquier tipo de máquina funciona con vapor (steam, en inglés). De ahí el nombre de este subgénero —sin embargo, no es raro encontrar referencias a Tesla o a Faraday, por ejemplo.

Qué elementos suele haber en una novela steampunk:

Aventura: una novela steampunk se define, especialmente, por ser un tipo de ficción más centrada en la acción de los personajes que en su instrospección; aunque limitar sus raíces a la aventura sería injusto, ya que suele estar acompañado de algo de romance, misterio y en muchas ocasiones de…

Fantasía, más que ciencia ficción. No faltan, en algunas novelas steampunk, monstruos, por ejemplo, como sucede en la serie de novelas de Gail Garriguer El protectorado de la sombrilla, en la que aparecen hombres lobo, vampiros…

«Historia»: la entrecomillamos porque no podemos tomar literalmente el concepto de Historia dentro de un subgénero tan fantástico como este, ya que incluye robots o naves (aunque funcionen con vapor y engranajes con ruedas dentadas gigantescas). Realmente el steampunk no se asienta en una etapa histórica concreta, sino que toma elementos de una, como el victorianismo, y a partir de ahí recrea un mundo que juega entre la fantasía y la ciencia ficción.

[cta id=”8586″ vid=”0″]

Caracterización extravagante: quizás lo que mejor defina al steampunk sea que convierte una novela en extravagante. Puede que muchos no estén de acuerdo, ya que el vestuario de los personajes parte de un estilo extrañamente victoriano: máscaras de gas, ingenios mecánicos de vetusto aspecto pero con espíritu futurista, corpiños, uniformes, chalecos, sombreros de copa, gafas protectoras, cascos de piloto de la primera guerra mundial, monóculos, relojes de bolsillo, armas de fuego barrocas, gabardinas interminables… Estos son algunos de los elementos más representativos del vestuario de un personaje de este tipo de ficción. Conviene decir que el steampunk no solo se reduce a la literatura; es un movimiento estético muy llamativo en el que tienen cabida los cosplayers que realmente hacen de ella su filosofía de vida (merece la pena acudir a encuentros y exposiciones de arte y moda steampunk); por lo que, volviendo a la literatura, en una novela de este estilo es mucho más fácil encontrar ballenas voladoras que personajes con zapatillas deportivas y chándal.

¿De dónde viene el steampunk? Hay obras que, precisamente en el siglo XIX, se podrían considerar precursoras o inspiradoras de este subgénero:

Frankenstein o el Prometeo moderno, de Mary Shelley. En la que el famoso doctor consigue reavivar a un ser humano y darle la capacidad de pensar, con todo lo que eso conlleva. ¿Hay alguien que a estas alturas no lo haya leído?

La guerra de los mundos, de H. G. Wells. Ya lo mencionamos en uno de los vídeos. La novela original fue escrita en 1897 y también fue la que destapó, en cierta manera, la caja de Pandora de la ciencia ficción.  ¿Cómo podían imaginadas las naves alienígenas imaginadas antes de comenzar el siglo XX?

Por si no lo habías imaginado, cualquier novela de Julio Verne podría considerarse precursora del steampunk.

Distopía, ucronía y steampunk, tres conceptos que suelen ir de la mano.

Cómo escribir ciencia ficción: Las distopías y el steampunk.
4.7 (94.05%) 84 votes



Más recursos para escritores